Menu

jueves, 21 de agosto de 2014

CHOCOLATE BLUEBERRY CHEESECAKE BROWNIES

Sabía que me iba a gustar esta combinación porque me encanta el brownie, y me chiflan las tartas de queso, así que la apuesta era segura.

Esta receta es la primera que hago del libro Baked in America, y no será la última… Me encanta el libro. Dan ganas de hacer todas sus recetas, pero lo que más me gusta es que, cuenta la historia de cada una, te explica como surgió, de que zona es, porqué se usa esa combinación de ingredientes…


La receta original se hace con cerezas secas, pero como no encontré (tampoco busqué mucho), utilicé arándanos.

Ingredientes: (para un molde de 30x25x5 cm)

Para la mezcla de chocolate:

-      115 g de mantequilla sin sal

-      340 g de chips de chocolate (50% de cacao)

-      160 g de harina

-      1 cucharadita de polvo para hornear

-      ½ cucharadita de sal

-      4 huevos L

-      340 g de azúcar

-      2 cucharadas de extracto de vainilla

-      ½ cucharada de extracto de almendra

-      175 g de arándanos secos

Para la crema de queso:

-      115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

-      225 g de crema de queso (tipo Philadelphia)

-      175 g de azúcar

-      3 huevos L

-      3 cucharadas de harina

-      1 cucharada de extracto de vainilla

Precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde.

Comenzamos por la crema de queso.

Mezclamos la mantequilla con la crema de queso a velocidad media, hasta que esté cremoso. Bajamos la velocidad y añadimos el azúcar, los huevos, la harina y la vainilla. Mezclamos lo justo hasta que se integren todos los ingredientes. Reservamos.

Preparamos ahora la mezcla de chocolate.

Derretimos la mantequilla con el chocolate en un cazo al baño María.

En un bol, mezclamos la harina, el polvo de hornear y la sal.

Con la batidora, mezclamos los huevos y el azúcar a velocidad media hasta que esté un poco más espeso. Bajamos la velocidad y vamos añadiendo los ingredientes secos poco a poco, mezclando lo justo hasta que se integren.

Añadimos el chocolate, la vainilla y el extracto de almendra.

Extendemos la mitad de la mezcla de chocolate sobre el molde y alisamos la superficie con una espátula. Por encima ponemos los arándanos, presionando un poco para que se hundan ligeramente.

Añadimos la crema de queso distribuyéndola bien por toda la superficie.

Por último, ayudados con una cuchara de helado, vamos echando el resto de la mezcla de chocolate sobre la crema de queso, y con un cuchillo mezclamos un poco haciendo remolinos. Con esto conseguimos un efecto de mármol en la superficie que queda muy mono.

Horneamos unos 30-35 minutos o hasta que, al introducir un palillo, este salga limpio. La superficie quedará ligeramente dorada, sobre todo por los bordes.

Lo dejamos enfriar completamente y lo metemos en la nevera unas 4 horas mínimo, aunque si lo dejamos toda la noche mucho mejor.
 

 
Para servir lo cortamos en cuadrados.
¡Están espectaculares!

No hay comentarios:

Publicar un comentario