Menu

jueves, 8 de agosto de 2013

Rocas de chocolate

Esta entrada es culpa de Raquel.
Raquel es una compañera de trabajo, y amiga, que todos los años participa en una especie de consurso de tapas que hace con sus amigos. Me explico. Cada uno tiene que preparar una tapa, salada o dulce. Después las prueban (esto es lo mejor) y votan la que más les ha gustado. Chulo ¿no?


Bueno, pues Raquel este año quiere llevar algo dulce y ha pensado hacer las rocas de chocolate.
Estas rocas tienen su historieta. Para la comunión de Paula pensé regalar algún bombón o similar, así que estuve mirando en el mismo sitio donde el año pasado compré lo que dimos en el bautizo de Daniel (el peque de la casa). Me gustaron mucho las rocas, pero me parecían un poco caras, y con esto de la crisis e intentando reducir gastos, pensé ¿por qué no las hago yo?

Así que probé y en casa gustaron mucho. Las llevé al trabajo (mis conejillos de indias) y triunfaron. Y así fue como quedaron las rocas de chocolate para la comunión de Paula.

rocas de chocolate


Os explico como las preparé. Es muy fácil y están buenísimas. Además se pueden hacer muchas variaciones.

Ingredientes:

- Nueces de macadamia ( o los frutos secos que más os gusten, almendras, avellanas, pistachos...)
- Azúcar
- Chocolate negro
- Chocolate blanco (así hacemos para todos los gustos)

Las cantidades no os las puedo decir porque lo hago a ojo. Lo siento.
Hoy las he hecho con nueces normales porque no tenía las de macadamia.

Primero se trocean los frutos secos. ¿Cuánto? depende del gusto de cada uno y del fruto seco que sea.



A continuación, calentamos el azúcar en un cazo hasta que se empiece a dorar. En ese momento echamos los frutos secos.

 
Hay que poner poca azúcar. Se trata de darles un toque de caramelo, ¡no de garrapiñarlas!
Removemos bien y retiramos del fuego antes de que el azúcar se oscurezca mucho.

Vertemos la mezcla sobre un papel de horno e intentamos estirarla para que no se quede como un pegote. Dejamos enfriar del todo.



Una vez frío, separamos los trozos con la mano de forma que queden como antes de caramelizarlos.


Calentamos el chocolate en el microondas (a intervalos de 30 segundos para que no se queme) o al baño maría y mezclamos con los trozos.
 

Con una cuchara vamos poniendo montañitas (o montañotas) sobre papel de horno y lo metemos en el frigorífico para que se endurezca.


Mientras rebañamos los restos del chocolate (con el dedo que está más bueno).


¡Y ya está!

 
 
¡Suerte Raquel!

1 comentario: